5 Claves de hidratación anti-calor y altas temperaturas

21 Jul 2017 Publicado por Deja tus comentarios

A estas alturas de julio hace calor. La temperatura no baja de alrededor de los 30ºC. Si añadimos un alto porcentaje de humedad en el ambiente, la sensación es asfixiante. Casi todo el mundo se queja. Si estás de vacaciones, si hace calor puede ser un plus. Pero atención a los más vulnerables. Niños, ancianos y enfermos deben tomar precauciones frente a esta situación

Hace calor, cosas a tener en cuenta

Una publicación de Consejo General de Colegios de Farmacéuticos nos lo recuerda en 5 claves en hidratación. Tenemos un consejo para tí.

1. Bebe

Parece una perogrullada pero es básico. A veces estamos tan desconectados de nuestro cuerpo que no sabemos reconocer la sensación de sed. En ocasiones se puede llegar a confundir con el hambre. O simplemente no tenerla.

Es más, a medida que nos vamos haciendo mayores, vamos perdiendo la sensación de sed.

Y, siempre: cuando tenemos sed, nuestro cuerpo ya está emitiendo una señal de alarma. Es preferible tener el hábito de ir bebiendo y no esperar a quedarnos en situación de necesidad.

¿Qué beber? La bebida hidratante por excelencia es el agua. Yo no me dejaría engañar por bebidas edulcoradas, con un aporte extra de azúcar a nuestra dieta. Si te proponer beber una cantidad de vasos de agua al día, verás como sin darte cuenta, aumentas los litros de agua al día. Proponte al menos 6 grandes vasos de agua al día. En el post de Hidratación y salud, encontrarás un interesante estudio realizado entre dos universidades españolas.

2. Haz una dieta rica en verduras

Los alimentos que tomamos también contribuyen a aportar el agua que necesitamos cada día. Si nuestra dieta es rica en frutas y verduras nuestro cuerpo estará más hidratado. Si seguimos una dieta muy proteica, deberemos aumentar el aporte de agua para evitar el riesgo de deshidratación. En frutas y verduras: 11 motivos para tomarlas, podrás averiguar más razones por las que consumirlas a diario.

Necesitamos entre 2 y 2 litros y medio de líquido al día. Aunque, sin duda, este es un dato orientativo. La cantidad puede variar en función de la actividad física que se realice, la temperatura ambiente…

3. Deshidratación

Lo hemos comentado al inicio del texto. No siempre tenemos el mismo riesgo.

Los colectivos más vulnerables son los enfermos, las personas ancianas y los niños pequeños.

Nuestros hábitos o condiciones de trabajo también pueden exponernos. Si trabajas a pleno sol seguro que eres consciente de ello.

Una alteración gastrointestinal, como vómitos o diarrea, puede agudizar una situación y provocar deshidratación. Es cuestión de estar ojo avizor.

En el caso de sospechar un inicio de deshidratación, es fundamental que nuestro cuerpo recupere las sales minerales que ha perdido, además del agua.

4. Hidratación durante el ejercicio físico

Si hace calor, la hidratación es fundamental. Aunque te sientas como un campeón/a, recuerda: hidrátate durante la media hora anterior a la práctica del ejercicio físico. Durante y al acabar.

Aunque el ejericio físico tenga muchísimos beneficios, es importante hidratarse bien. Si sudas mucho y quieres utilizar algún producto que te aporte sales minerales y azúcares, como Vitans, preparado para la actividad física, fantástico. Si no agua, agua y agua.

5. Hidratación según la dieta

Lo hemos comentado en el punto número 2. Bebe según comas. Si sigues un tipo de dieta en la que los alimentos tienen poco contenido en agua, toca compensar, aumentando el líquido a ingerir.

Y no corras riesgos, tus órganos necesitan el agua para vivir. Si hace calor disfrútalo pero no hagas de él una fuente de estrés.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Esta entrada fue escrita por Àngels Dronda Ayza

Deja un comentario

Created with © 2017 PrestaShop Modules by Inveo