Esponja konjac, para una suave exfoliación diaria

Publicado por Deja tus comentarios

Esponja konjac. Seguro que has oido hablar de ella. Las influencers no paran de hablar de ella y de como la usan. Pero… ¿sabes que es? ¿Para que sirve?

 

Esponja konjac es una raiz

Es de una raiz de una planta asiática. Así que con su uso no dañas el medio ambiente. Es 100% autodegradable. Si estás aprendiendo como yo a ser más respetuosa con el medio ambiente, usar la esponja konjac, puede suponer un pequeño gesto para mejorar el planeta.

¿Para qué sirve? ¿Cómo se utiliza?

Si has tenido en las manos una esponja konjac, estarás de acuerdo conmigo en que tiene un toque un poco rasposo. Cuando está seca tiene una textura rígida. Pero todo cambia cuando la mojas. Se vuelve mucho más dúctil y agradable al tacto.

La esponja konjac es muy útil para desmaquillarte. No solamente te limpia sino que produce una ligera exfoliación. Es decir, que elimina las células muertas de la piel. Y no hace falta recordar que la base de la belleza es una buena limpieza.

Con la ligera exfoliación permites que la piel permanezca limpia y que los productos de belleza que apliques después penetren con facilidad.

 

Y es que las coreanas están loquitas por la esponja konjac

Sabes que las coreanas son lo más en cuanto a belleza se refiere, especialmente basan sus rituales en la limpieza de la piel. Y también, por que no decirlo, en evitar el sol.

Hay muchos productos de limpieza que están basados en esta filosofía, como por ejemplo, la línea de limpieza de Lierac. Así que, tanto si dispones en casa productos de esta línea como si no, prueba a integrar la esponja konjac en tu rutina.

¿Cómo usarla? 10 razones para hacerlo

Lo hemos explicado ya un poco, pero vamos a esquematizar el proceso:

  1. Humedece la esponja konjac con agua templada
  2. Puedes aplicar tu producto desmaquillarte habitual y retirarlo con la esponja
  3. Cuando la apliques sobre la piel hazlo suavemente. Y preferiblemente con movimientos circulares, así mejorar la microcirculación de la piel.
  4. Cuando acabes, lávala. Está hecha de un material muy poroso y conviene que esté limpia. Puedes hacerlo usando un jabón suave.
  5. Enjuágala con agua abundante, asegurándote que no quedan restos de jabón.
  6. Déjala secar. Verás que la esponja konjac tiene un cordoncillo que es justo para colgarla y que se seque al aire.
  7. Puedes usarla mañana y noche.
  8. Cuando acabe su vida útil sabes que será un elemento que no contaminará el medio ambiente.
  9. Con su uso podrás abandonar los algodones desmaquillantes.
  10. Tu piel ganará brillo y vitalidad.

 

Nosotras la usamos, ¡cuéntanos tu experiencia! Nuestra opción es la esponja konjac Naturbrush, también disponible en nuestra WEB.

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Esta entrada fue escrita por Àngels Dronda Ayza

Deja un comentario

Created with © 2019 PrestaShop Modules by Inveo