Un hombre muere en mí siempre que un hombre muere

18 Ago 2017 Publicado por Deja tus comentarios

Un hombre muere en mí siempre que un hombre muere es un poema de Jaime Torres Bodet, Civilización.

Hacemos de su poesía nuestro post de hoy.

 

Un hombre muere en mí siempre que un hombre muere

Un hombre muere en mí siempre que un hombre muere en cualquier lugar, asesinado por el miedo y la prisa de otros hombres.

Un hombre como yo: durante meses en las entrañas de una madre oculto; nacido como yo, entre esperanzas y entre lágrimas y, como yo, feliz de haber sufrido, triste de haber gozado, hecho de sangre y sal y tiempo y sueño.

Un hombre que anheló ser más que un hombre y que, de pronto, un día comprendió el valor que tendría la existencia si todos cuantos viven fuesen, en realidad, hombres enhiestos, capaces de legar sin amargura lo que todos dejamos a los próximos hombres: el amor, las mujeres, los crepúsculos, la luna, el mar, el sol, las sementeras, el frío de la piña rebanada sobre el plato de lata de un otoño, el alba de unos ojos, el litoral de una sonrisa y, en todo lo que viene y lo que pasa, el ansia de encontrar la dimensión completa.

Un hombre muere en mí siempre que en Asia, o en el margen de un río, de Africa o de América, o en el jardín de una ciudad de Europa, una bala de hombre mata a un hombre.

Y su muerte deshace todo lo que pensé haber levantado en mí sobre sillares permanentes: la confianza en mis héroes, mi afición a callar bajo los pinos, el orgullo que tuve de ser hombre, al oír, en Platón, morir a Sócrates, y hasta el sabor del agua y, hasta el claro júbilo de saber que dos y dos son cuatro…

Porque de nuevo todo es puesto en duda, todo se interroga de nuevo y deja mil preguntas sin respuesta en la hora que el hombre penetra, a mano armada, en la vida indefensa de otros hombres.

Súbitamente arteras, las raíces de ser nos estrangulan. Y nada está seguro en sí mismo, ni en la semilla el germen, ni en la aurora la alondra, ni en la roca el diamante, ni en la compacta oscuridad la estrella ¡cuando hay hombres que amasan el pan de su victoria con el polvo sangriento de otros hombres!

Etiquetas: , , , , , ,

Esta entrada fue escrita por Àngels Dronda Ayza

Deja un comentario

Created with © 2017 PrestaShop Modules by Inveo